jueves, 6 de noviembre de 2008

“Lejana” de Julio Cortazar

Francisco Barrio

“Lenguaje, pensamiento, literatura y realidad no son dominios diferentes sino distintos aspectos de un mismo fenómeno: la existencia humana, tal vez por ingenuos o propedéuticos osamos separarlos” Carlos Benini.


El cuento pone en duda la visión hegemónico-positivista que tenemos del mundo que nos ha llevado a acuñar y repetir premisas como “ver para creer” o “la única verdad es la realidad”. Sin embargo ver, creer, verdad y realidad no son más que pensamientos abstractos representados por el lenguaje humano y que conforman nuestra realidad tanto como la literatura.
Esta idea es presentada a través de la dualidad como elemento conductor de todo el relato e intrínseca en cada uno de sus elementos. A cada concepto se le yuxtapone un opuesto y un vínculo entre ambos que los convierten en un solo elemento ambiguo.
Día y noche, invierno y verano, reina y mendiga, cercana y lejana, real e imaginario son algunos de los pares que aparecen pero sin ser claramente delimitados creando en el lector una idea que los une y los abarca. El mundo de Alina Reyes es presentado como el real en el que ella escribe su diario, toca el piano, se aburre con su madre, prima y novio en el tórrido verano porteño. El relato en primera persona mantiene una correlatividad marcada por las fechas del diario que, a su vez, le otorgan cierta verosimilitud. Lejana, su historia y su mundo frío parece un producto de la imaginación de Alina que juega ser otra en las páginas de su diario.
Los hechos fantásticos como el Teatro Odeón de Buenos Aires unido a través de una arcada con la Plaza Bladas de Budapest, el abrazo con Lejana en medio de un puente, el frío de la nieve húngara a través de su zapato agujereado que Alina siente mientras se acalora por el contacto de la mano de Luís Maria en medio de un salón de baile porteño, están relatados en el diario donde no faltan aclaraciones como “esto yo lo pensaba” reforzando la idea de que son creaciones de la protagonista.
Sin embargo, cuando las fechas desaparecen y el diario se cierra, el relato cambia a tercera persona para dar cuenta del abrazo entre Alina y Lejana en medio del puente sobre las gélidas aguas del Danubio dando por tierra con todas las suposiciones acerca de qué era real y qué ficticio en la historia. Ya no es Alina la que nos cuenta sobre la mendiga y el frío en Budapest, ahora es un testigo el que nos hace saber los hechos poniendo en crisis lo que teníamos por cierto. Nuestro método de lectura del cuento ha sido el mismo que utilizó el hombre desde sus orígenes para escapara a la perplejidad que le provoca el mundo con sus infinitos misterios. Así nombró, midió y clasificó todo cuanto pudo para darle entidad, ubicarlo en su realidad ¿Qué es, entonces, lo real? Todo aquello que podemos nombrar, cuantificar y clasificar dejando el resto en el terreno de lo irreal, lo fantástico. Este método, como toda creación humana, es inacabado, imperfecto y contradictorio ya que hemos puesto nombre a todo lo inexistente y lo hemos clasificado otorgándole, por tanto, existencia o entidad.

7 comentarios:

Alejandra dijo...

me gustó el análisis. Faltaría incluir lo de las palídrmas como motor o "matriz" del texto" . felicitaciones.

Cami dijo...

Hola, rcién lei lejana y me encantó..acto seguido busqué posibles análisis y me encontré con este que me pareció muy bueno y bastante "cercano" a lo que había pensado...también se me ocurre que lejana podría ser una dimensión del inconciente de Alina, alli donde lejana es ella (o su ello), no tiene ni tiempo ni espacio, pasado, presente y futuro se entremezclan(una de las tantas particularidades del icc)...por último y ya volando un poco me imagino cuando ella (Alina) cuenta que Lejana es golpeada, víctima...que lejana es ella que Luis María quizá no era tan ideal como parecía, ya nos dice que no sabía jugar su juego y me llama más la atención aún cuando en el abrazo en el cual se fusionan en el puente, ella Alina, siente ese dolor en el pómulo...dos meses antes de su separación.
Bueno un pequeño aporte más...capaz dije cualquiera jaja pero se me vino eso a la mente cuando lo leía!

Ignacio dijo...

Yo entendí algo distinto... no es que Alina o la Lejana sea una real u otra producto de la imginación, sino que ambas eran reales, pero a la vez la misma persona, por eso Alina podía sentir los maltratos que le provocaban a Lejana y los pensamientos d la primera, era una forma de darle un espacio a lo que sentía, darle forma a algo amorfo...

Pienso que este cuento que rompe la concepción que se tiene de simultaneidad, en nuestro mundo es imposible que una persona esté en dos lugares distintos a la vez, Cortázar hace este quiebre

Y en el abrazo final pienso que es como un intercambio "vidas", ahora Alina es Lejana y Lejana es Alina, o sea lo entiendo así: si ellas son la misma persona pero que viven en universos paralelos, Alina se pasa a la dimensión de Lejana y viceversa

Sé que puede ser un cuanto loca mi interpretación, pero en este último tiempo he adquirido un poco de conocimiento de física cuántica jaja

javi santos dijo...

Sobre Lejana de Julio Cortázar

Lejana es un sacrificio, una crucifixión, un altruismo donde lo rico y bello se hace pobre y desdichado. Es querer dejarse a uno mismo, aniquilarse sin sentido aparente, o con un sentido tan profundo como oscuro y escatológico. Alina Reyes necesita salvar a la otra para sentirse la otra, la que nunca pudo ser entre algodones y la que siempre estuvo en su interior, porque hay una ausencia que no se llena sino hasta el encuentro final de las dos almas. Quizás Alina ve en su entorno el vacío de una superficialidad que la hace pobre aún en su riqueza y necesita encontrarse con la Señora Pobreza, para ir quizás a donde merece estar, donde su alma sufre porque quiere sufrir porque nadie ha entendido que sufrir es ella, es su autentica minúscula esencia. Necesita pedir a gritos que la vean tirada en el punte con frío y dolor para que sepan que Alina Reyes no es lo que todos esperan de ella sino su antítesis. Por tanto además, es una guerra contra la imagen que todos ven, es su victoria transformada en fracaso, en pestilencia, en frío y abandono.
Ella si salva es salvada también porque aun en el dolor siente el placer de ser no solo un mesías sino la realidad proyectada desde su corazón, que es también su imaginación volcada y dirigida hacia un puente lejano. Abandonarse para que otro viva por ella la suntuosidad de una vida sin angustias.

javi santos dijo...

La otra
11 de junio de 1981


Querido Rod:

Eres lo único que tengo y a pesar de los golpes…a pesar de que me odias, yo te quiero. Ya no como antes que te amaba con locura y confiaba en vos. Solías decirme, te acordarás, que me darías un lugar de princesa entre todas las otras, que me cuidarías por ser la más joven y bonita. Claro que los primeros tiempos fueron muy felices, pero ya es demasiado tarde para mi sonrisa. Ya estoy vieja y tirada, ya no duermo bajo techo (por eso te odio) ya no soy atractiva para nadie. Sin embargo no tengo otra persona a quien dirigirme y es por eso que te escribo a vos Rod.

Varias noches, varios días, varias veces que me sucede. ¿Sabés? Entro como en un sueño que no es un sueño realmente, porque lo veo todo como si estuviera ahí, es tan real Rod, que a veces no puedo dejar de mirar alrededor del puente por si acaso…
Sueño o no es algo que es mió y ajeno al mismo tiempo, es otra pero soy yo. Te acordás Rod? Me solías decir que los sueños son premonitores. Pero yo ya no creo en casi nada de tus palabras aunque cada vez estoy más convencida de que voy a salir de este puente, de esta miseria. No es un sueño nada más es una relación conmigo misma en otro lado y ahí soy como Reina. Veo a la Reina que me prometiste un día, lejos de Budapest pero ella también me mira desde lo más profundo de su ser. Son como sueños, aunque no lo son, sueños lejanos donde soy joven, bella y rica. Nos vemos la una a la otra y es mi cara, con el mismo lunar en la frente, nos miramos largamente y ella llora y yo no, quizás ya he llorado tanto Rod. Lo sé, sé que nací para princesa, para reina, para sentir el calor en mis pies, para salir adelante por mi misma sin tu caridad Rod.

Te quiero Rod, pero te odio tanto, si salgo de este puente un día voy a matarte, es necesario para terminar con esta historia de lamentos.

Adiós

veropatagonia dijo...

Javi,que hermoso lo que escribiste.

Marulina dijo...

Me gustó mucho el análisis! En un momento, cuando estaba leyendo el cuento, se me pasó por la cabeza la idea de que Alina era la inventada y Lejana la real, ósea que la vida de Alina era una fantasía agradable en la que Lejana se refugiaba para lidiar con su vida... que no era tan agradable...